El principio del fin: impresiones sobre ‘Las guerras venideras’

atalayaquintatemporada

Anoche se estrenó de manera simultánea a través de Canal+ Series con respecto a su emisión en Estados Unidos, el primer episodio de la quinta temporada de Juego de tronos que, a ojos de un servidor, se revela como un bien orquestado y entretenido capítulo de inicio. Una grandiosa apertura que nos plantea la que, en teoría, podría ser la temporada más decisiva e importante de la serie basada en los libros de George R.R. Martin. Repasamos algunos de los momentos claves. ¡Spoilers del episodio!

Podríamos decir que Juego de tronos vuelve un año más a nosotros, pero sería mentir. Somos nosotros, los espectadores, lectores y aficionados a la serie de HBO, los que recibimos el pasaje para cruzar una vez más el Mar Angosto y desembarcar en Poniente. Somos nosotros los que volvemos a Juego de tronos -diríamos que algunos incluso pasamos la mayor parte del año allí-. ¿Ha merecido la pena la espera? Sí, sin duda. Aunque asuntos como la filtración de los cuatro primeros episodios de la quinta temporada amenaza con echar por tierra la experiencia a más de uno -las redes sociales son oscuras y albergan horrores, sed precavidos-, la verdad es que pocas producciones audiovisuales pueden gozar de una acogida y una presentación tan grande y a la altura como Juego de tronos.

Las guerras venideras –primer capítulo de la quinta temporada- es uno de los mejores inicios de toda la serie, y funciona, siguiendo la terminología clásica del ajedrez, como una gloriosa apertura -si queréis, como en el Sitrang-. Las piezas forman y se disponen a lo largo del tablero de manera pausada y decidida, anticipándonos sus futuros movimientos y todo un mundo de posibilidades. Las guerras venideras no es un episodio impactante -en esas lindes, el primer capítulo de su anterior temporada, Dos espadas, funcionaba mejor-, pero sí es más lógico de cara a los eventos que sacudirán Poniente y Essos. Es un menú de presentación inmejorable para los espectadores, dirigido con exquisito gusto por Michael Slovis -que debuta en Juego de tronos, pero que ya nos había regalado algunos de los capítulos más redondos de series como Breaking bad -.

atalayaflashbackquintatemporada

La apertura de Las guerras venideras es uno de los guiños y homenajes a los lectores de Canción de hielo y fuego más grandes de cuantos han parido Dan Weiss y David Benioff en toda la serie: el fatídico y misterioso encuentro vivido por una pequeña y aguerrida Cersei Lannister -interpretada por una bellísima Nell Williams– con la bruja, mística y esotérica Maggy la Rana. Los lectores reconocerán que uno de los atractivos más grandes de Festín de cuervos, era precisamente ese: el viaje interior hacia la psique de Cersei Lannister que experimentábamos a través de sus capítulos, acciones y recuerdos. Se ha hablado muchísimo de la inclusión y la necesidad del famoso flashback -aunque realmente, no funciona como tal- sobre la infancia de Cersei Lannister –Lena Headey– y de la influencia de este traumático evento en el personaje a posteriori -en la citada Festín de cuervos, marca de manera directa o indirecta muchas de sus decisiones-, y aunque la serie parece haber simplificado la profecía y el peso de la misma sobre los hombros de la leona de pelo dorado, da resultado.

De oro sus coronas, de oro sus mortajas

El prólogo centrado en Cersei Lannister funciona en varios aspectos, porque Las guerras venideras sabe enlazarlo convenientemente con los sucesos acontecidos en Desembarco del Rey al final de la cuarta temporada. Este engarce de orfebre que abre con el funeral de Tywin Lannister en el Gran Septo de Baelor -una vez más, Las lluvias de Castamere sonando pausadamente de fondo-, y que prosigue la posterior discusión sobre el destino de la familia y el paradero de Tyrion -todo ello con su hermano Jaime Lannister como testigo e interlocutor-, demuestran algo que ya muchos intuíamos: va a ser la temporada más agraciada para Lena Headey. Su papel en Juego de tronos ha sido siempre excelente, no hay duda alguna, pero en esta tanda venidera de episodios se pueden dar las circunstancias adecuadas para que Lena Headey de rienda suelta a su desbordante talento y calidad interpretativa -y para muestra, el encuentro que tiene con su primo Lancel, ahora reconvertido a gorrión y ferviente defensor de los Siete-. Aficionados a Canción de hielo y fuego, podéis estar tranquilos: Cersei Lannister tendrá una vez más, una representación a la altura.

atalayaquintatemporadatywinlannister

Si los Lannister parecen estar intentando recomponerse de sus cenizas en un escenario bastante hostil para ellos, los Tyrell parecen aprovechar para seguir medrando, como hiedras con espinas, por las paredes de la Fortaleza Roja. No es necesario mostrar o explicar mucho al espectador, y basta únicamente un par de intercambios de miradas y gestos, para comprender que Margaery Tyrell –Natalie Dormer– y los suyos, han venido para quedarse y echar raíces a costa de los leones. Más desdibujado y perdido nos parece el retrato de Loras Tyrell, un impertérrito y atribulado caballero en las novelas -que lleva con gran pesar el asesinato de Renly Baratheon-, que parece llevar el papel de ser un demasiado promiscuo Adonis en la adaptación de HBO.

La trama en el Valle de Arryn, sigue su curso. Meñique, Lord Petyr Baelish -Aidan Gillen-, Lord Protector del Valle, prosigue articulando su meticuloso y bien medido plan evitando que los Señores Recusadores se interpongan en su camino, e invitando a que Lord Royce y los suyos acepten como pupilo a Robert Arryn, futuro de la casa Arryn. Sansa Stark -Sophie Turner- parece que ya no es un peón más, participa en el juego y en los tejemanejes de Meñique y comienza a vislumbrar en el horizonte los ambiciosos planes del que una vez fue maestro de la moneda en Desembarco del Rey. ¿Qué dice el mensaje que recibe mientras observa a Robert? ¿Qué intenciones tiene, el ahora viudo, Petyr Baelish? Es uno de los cambios más sustanciales y dramáticos de Juego de tronos con respecto a Danza de dragones y a poco que se piense un poco, todo comienza a cuadrar: Sansa Stark es la llave del Norte. Pronto, veremos más.

atalayaquintatemporadalordpetyrsansa

Cruzando el Mar Angosto, nos encontramos con Tyrion, que ha pasado encerrado el viaje en un exiguo, asfixiante y extremadamente reducido -sí, incluso para él- cajón. Aquí nos encontramos con una secuencia de introducción para esta línea argumental, muy destacable, que nos invita a vivir y sentir el mundo en primera persona a través de uno de los exiguos agujeros de la caja en la que lo introduce Lord Varys para protegerlo y sacarlo de Poniente. Es desconcertante, asfixiante y ruda -imaginad lo que puede llegar a ser emprender un viaje a través del mar en un habitáculo así-. Una muestra del talento -y el frescor- que proporciona Michael Slovis a la dirección del episodio. Juego de tronos va a sacar la tijera y recortar -bastante- el papel y la trama del Mediohombre en Danza de dragones, economizando personajes, situaciones y acompañantes. En el hasta ahora último libro publicado de la saga, los capítulos centrados en Tyrion Lannister eran amargos, retorcidos y apesadumbrados. Narraban una complaciente autodestrucción mediante los placeres más hedonistas imaginables. En definitiva: el que una vez salvó Desembarco del Rey de las tropas de Stannis Baratheon, tocaba fondo.

varystyrionatalayaquintatemporada

¿Quién ha dicho él?

La serie, en cambio, parece ser un poco más indulgente y ligera con la conciencia del enano. Las guerras venideras nos regala un vis a vis entre Lord Varys y Tyrion absolutamente delicioso. En este diálogo, La Araña revela sus intenciones y estrategias con respecto a la compleja misión de conquistar el Trono de Hierro, e insta a que el gnomo se una a su causa: buscar un líder que cale en los corazones de Poniente, que gobierne con justicia -pero sin la mano dura de Stannis Baratheon- y que tenga el apellido correcto. Obviamente, se refiere a Daenerys Targaryen. HBO va a poner a esta particular pareja en un viaje exprés por Essos hasta llegar a la Bahía de los Esclavos y a Meereen, lugar en el que se encuentra la rubia de plata y madre de dragones. Habrá que ver si a nivel de espectacularidad televisiva esta condensación de trama por parte de Weiss y Benioff es beneficiosa para la serie y la narración o la perjudica restándole impacto al particular anábasis de Tyrion, pero tanto Peter Dinklage como Conleth Hill mantienen siempre una química y una dualidad única en pantalla, capaz de salvar las castañas del fuego a la HBO en más de una ocasión -de hecho ya lo ha hecho en el pasado-.

IMG_6085

Dejando a un lado el flashback de apertura de Las guerras venideras, creo que la mejor secuencia del episodio es la posterior y concerniente a la caída de la enorme arpía dorada en Meereen. Mientras los Inmaculados derriban los últimos símbolos de poder del antiguo régimen de la capital esclavista, uno de los soldados de élite de Daenerys Targaryen decide visitar un prostíbulo. ¿Cómo? ¿Para qué? Pensaréis. ¡Si son eunucos! Pues bien, el pobre soldado únicamente viene a que la meretriz le cante una canción. La carga dramática de la escena, es demencial. Estamos hablando de hombres que son arrancados de sus familias, castrados y entrenados para matar. No han gozado de una infancia. No han tenido madre. No saben lo que es dormirse en una cama y disfrutar de una simple nana. La lacrimógena secuencia termina mal, con uno de los misteriosos y enmascarados hijos de la arpía asesinándolo a traición, rebanándole el cuello. La revuelta y el odio ante el ejército de ocupación y el mandato de Daenerys Targaryen está ya en las calles, y los amos esclavistas, así como las familias acomodadas en el antiguo sistema, no piensan entregar su modo de vida así como así. Uno de esos momentos de lucidez de HBO, que presenta el más importante de los arcos argumentales de Meereen -y por lo tanto de Danza de dragones-: la revuelta silenciosa de los hijos de la arpía.

daenerysatalayaquintatemporada

La secuencia se adereza con la típica reunión del consejo de Daenerys Targaryen –Emilia Clarke-, comentando los sucesos. Sus tropas están realizando un número de tareas secundarias en la ciudad, y están pereciendo en las calles a cuchillo y golpes. Así mismo, Las guerras venideras aprovecha para sembrar dudas sobre el control de Daenerys en sus dragones, que son cada vez más grandes e ingobernables y que acabaron sus días en libertad encadenados a manos de su propia dueña. Rhaegal y Viserion terminaron en la cuarta temporada bajo las entrañas de la Gran Pirámide de Meeren, encerrados por precaución ante el temor de que acabasen como Drogon, que está actualmente en paradero desconocido y en cuyo haber, ya se encuentran víctimas humanas.

melisandrefuegomuroatalaya

De calor del fuego de dragón en la humedad de Meereen, al calor de las llamas de Melisandre en el frío, gélido y congelado Muro. Los dos últimos episodios de la cuarta temporada, dejaron claro que Stannis Baratheon ha venido para recuperar lo que le pertenece -salvando in-extremis a la Guardia de la Noche de un nuevo y masivo ataque salvaje- y a intentar, por todos los medios que estén a su alcance, que los salvajes juren lealtad a su causa. Si lo hacen, pasarán el Muro que los separa, recibirán tierras y protección… Pero con un peaje: antes deben pagar el precio de R´hllor y servir bajo las órdenes militares del propio hermano de Robert Baratheon durante su campaña militar de conquista hacia Invernalia. Si bien los diálogos entre Melisandre –Carice Van Houten– y Jon Nieve –Kit Harington– no son nada del otro mundo -es más, parece que serán la tónica durante la quinta temporada-, Stephen Dillane parece dejar claro que el título de Legítimo Rey de Poniente le viene que ni pintado. Es Stannis Baratheon, al igual que Liam Cunningham es su fiel Davos Seaworth. ¡Menudo dúo!

La libertad para cometer mis propios errores era lo que siempre había deseado

Desgraciadamente, y siguiendo en estas latitudes, parece que uno de los plot twist de Danza de dragones no tendrá representación en Juego de tronos y que Mance Rayder –Ciarán Hinds– pasará a mejor vida en la serie. Una lástima, porque deja un sabor agridulce de su paso por Juego de tronos: no parecía cómodo con el papel, y tampoco, aprovechado como actor. En cualquier caso, el rey más allá del Muro articula varias sentencias dignas de reseñar y labrar en mármol antes de perecer entre las llamas purificadoras de R’hllor -la visita de Jon Nieve a su celda es muestra inequívoca del talento de Ciarán Hinds como intérprete-. Ojalá tengamos sorpresas al respecto.

game-of-thrones-season-5-266736

Una vez tenemos las piezas dispuestas en el tablero, toca jugar. Y recordad: no hay término medio. O ganas, o mueres. Juego de tronos arranca su quinta temporada acercándonos un poquito más a su eventual final, y demostrándonos que muchos de los caminos, decisiones -erróneas o correctas-, tienen consecuencias por delante para todos sus artífices. Las guerras venideras, sobrepasa el meridiano narrativo y argumental de la serie, y supone todo un punto de inflexión para el futuro de la adaptación de HBO. Las guerras venideras, marca el principio del fin. Nos quedan semanas apasionantes por delante.

Alberto González

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

About albertoponiente

Twittadano del mundo. Cinéfago empedernido, escritor moderado. Colaborador y crítico en @vandalonline, @cinefiloes y @appleadictos

3 responses to “El principio del fin: impresiones sobre ‘Las guerras venideras’”

  1. Luis Silva says :

    Muy buen análisis.

  2. Daniel says :

    Una pena lo poco que se ha aprovechado el gran Mance Rayder en la serie.
    Muy buen análisis 😉

  3. Hazzet Edith Acevedo Salamanca says :

    Buen analisis…. veremos que mas nos espera………..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: