Un buen inicio: impresiones sobre “Dos espadas”

1524102_616893121698664_634659809_o

Atalaya de Poniente no es un blog dedicado al concienzudo análisis episodio por episodio -hay miles así en la red, y dado mi carácter obsesivo compulsivo, prefiero escribir uno, más extenso, al final de la temporada-, pero quería dejar una pequeña reflexión sobre el arranque de la cuarta temporada de Juego de Tronos, que podéis ver en exclusiva semana tras semana -y a menos de 24 horas después de su estreno en Estados Unidos, en Canal+ Series-. ¿Mereció la pena la espera? ¿El hype desbordado que nos invadió a todos se vio retribuido en nuestras propias carnes? Respuesta corta: sí. Respuesta larga: sí, pese a algún que otro nimio detalle que no termina de cuajar. Como siempre, antes de leer, os advierto: cuidado con los spoilers para los no lectores.

El estreno de Juego de Tronos ha sido todo un éxito. Más de seis millones de personas batiendo récords de audiencia y sometiendo al streaming oficial de la HBO bajo el colapso y críticos rendidos a sus pies. En España, polémicas tuiteras a un lado -Twitter es como un mundo cínico y violento aparte, donde el gato de Schrödinger se mata una y otra vez-, gracias a Canal+, idéntico triunfo. Es un placer gozar de una serie como Juego de Tronos en alta definición y en la comodidad del hogar. Ya, si a eso le sumamos estrenos simultáneos en cine, programas especiales, juegos interactivos y demás animación para amenizar y hacer la noche más ponenti si cabe, tenemos una combinación ganadora para todo fanático que se precie. Pero entremos en materia.

¿Fue -a ojos de un lector y un ávido seguidor del show de televisión- un estreno a la altura? Sí, sin duda. Quizás sea el mejor que ha visto la serie desde la aparición del piloto de 2011 -porque el primigenio, el original, se perdió en los confines de Poniente-, y de largo, uno de los episodios más equilibrados y bien avenidos en cuanto a trama y narración. Benioff y Weiss -binomio de showrunners de Juego de Tronos, guionistas y directores- han parido un buen principio de temporada, y han pulido algunos detalles que quedaron sueltos a lo largo de la anterior tanda de capítulos.

1047929_616892951698681_1944301485_o

Si tuviéramos que destacar una secuencia en concreto, esa sería la del comienzo. El episodio, de premonitorio título –Dos espadas– arranca con la fundición de Hielo -el mandoble de Ned Stark-, de cuyo acero valyrio nacerán dos nuevas hojas que pasarán a ser propiedad de la familia Lannister. Esos minutos son suficientes, gracias a un convenientemente hierático y taciturno Charles Dance -ese hombre ha nacido para encarnar a Tywin Lannister-, para saber que las cosas han cambiando en Poniente, y que donde otrora aullaban fríos lobos grises, ahora rugen tempestuosos leones carmesíes. Un arranque impactante a la estela o a la par de los mejores momentos de la serie -acompañado de fondo por el imperecedero tema Las lluvias de Castamere-, que no es decir poco.

De hecho, casi todas las secuencias destacables de Dos espadas, tienen a los Lannister -y a Brienne de Tarth- como protagonistas. Ácidos diálogos entre Tywin Lannister y Jaime Lannister -decencia, familia, herencia y destino-, la caída en desgracia de Cersei Lannister tras la ausencia de su amado hermano, la promesa de Brienne a Catelyn Stark -de nuevo, la química entre Gwendoline Christie y Nicolaj Coster-Waldau es patente minuto a minuto-, y el show de Tyrion, que cada vez que abre la boca junto a su acólito -y amigo- Ser Bronn del Aguasnegras, suben el nivel del capítulo varios enteros. Pero, haciendo un repaso rápido, creo conveniente hacer hincapié en la polémica presentación de Oberyn Martell, uno de los nuevos personajes que entran en liza durante la cuarta temporada. Oberyn Martell –Pedro Pascal– es uno de los atractivos de la cuarta tanda de episodios de la HBO, y no termina de cuajar por lo simple de este -al menos con lo poco que hemos visto de él- en sus primeros minutos en escenas.

oberynmartell

Es pronto para adjudicarle una etiqueta, pero creo que, paradójicamente, es lo que han conseguido reduciendo al personaje a una vulgar caricatura latina. Vayamos por partes. Es una adaptación, y no se puede pretender una minuciosa recreación en apenas segundos de metraje, de una descripción detallada de tal o cual pasaje del libro. Pero tampoco está bien tirar de tópicos o reducciones basadas en arquetipos. Es decir, España y el carácter mediterráneo siempre han sido la inspiración original para Dorne –George R.R. Martin lo ha dicho una y otra vez-, y es normal que se quiera plasmar fogosidad en el personaje metiéndolo de lleno en un burdel con su particular concubina bastarda, pero Oberyn Martell es algo más que un latin lover amante del vino y de las mujeres. Mucho más. La impresión que me da, tras su presentación en el episodio, es que tanto Benioff como Weiss han querido buscar un claro rol en el que se reflejen y se vean identificadas ciertas audiencias latinas en Estados Unidos -y por consiguiente, en el resto del mundo-. Es el ingrediente exótico a modo de peaje, casi como el que vemos a lomos de un manido spot de Benetton, por el que hay que pasar sí o sí cuando se tiene un show de televisión con tanto impacto mediático. Gracias a R´hllor, la cosa mejora cuando Oberyn abre la boca y comienza a dejar claras sus intenciones y estrategias con respecto a la familia Lannister –ni olvido ni perdón, como dirían por ahí-, pero habrá que ver si este manido desliz en el lupanar es solo para causar impacto en la audiencia, o una tónica dentro de la actitud del personaje. Deseo que lo primero, porque de lo contrario, nos habremos perdido en la serie uno de los mejores roles de la saga.

El otro contrapunto polémico, viene desde más allá de Essos. La trama de Daenerys Targaryen es de las mejor adaptadas de la serie, y una de las mejor narradas en conjunto -y eso que el nudo de Meeren va a ser un escollo a solventar, tanto en televisión como en la saga literaria-. Como adaptación, la aventura libertaria de la Madre de los Dragones tiene sus cosas, pero la mayor parte de sus arcos argumentales, son tratados con buen gusto. El problema viene, cuando tienes que ir haciendo parches sobre la marcha. El primer actor de Daario Naharis –Ed Skrein– nunca gustó -no era canónico con respecto a la novela, y no hacia justicia alguna al personaje original-, pero ya nos habíamos acostumbrado a él. Desgraciadamente -o afortunadamente más bien teniendo en mente el reemplazo- el rubio y jovial acto que encarnaba al primer Daario se marchó a hacer una precuela de una conocida película de coches, disparos y calvos. El nuevo –Michiel Huisman, más acorde con la actitud y la madurez de su homólogo literario, sigue sin tener ese diente de oro y la barba azul, pero al menos, no parece sacado de la marquesina de un anuncio de calzoncillos. Con respecto a los dragones, bien. Drogon, digan lo que digan, está ahí. Está vivo.

¿Guiños y referencias a los lectores? A lo largo del episodio, a porrillos. Tenemos referencias a Ser Duncan “El Alto” -casi aplaudo de emoción al escucharlo-, el bien traído guiño y diálogo de Ser Dontos -aunque un poco torpe su introducción, eso sí-, thennitas y salvajes, Jon Nieve comenzando a plantarse como líder de una Guardia de la Noche en horas bajas, y por supuesto, la enorme y bien planificada secuencia final con Arya y El Perro… Lo he dicho una y otra vez, pero Canción de hielo y fuego está en muy buenas manos, y pese a que podamos enfadarnos con las formas, el contenido de los libros de Martin, está prácticamente intacto. Esperemos que la cuarta temporada, prosiga al mismo nivel que las anteriores.

Alberto González

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

About albertoponiente

Twittadano del mundo. Cinéfago empedernido, escritor moderado. Colaborador y crítico en @vandalonline, @cinefiloes y @appleadictos

3 responses to “Un buen inicio: impresiones sobre “Dos espadas””

  1. Elihú says :

    Acabo de conocer tu blog gracias a El Trono de Hierro y me ha gustado mucho tu crítica al episodio. Esperaré tu análisis de final de temporada, y mientras tanto agrego tu blog a la lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: